¡Ah Chihuahua! Juaritos  |  Deportes  |  Zona S.P.M.  |  Espectáculos  |  Oficialmente  |  Perfiles  |  Rincón Geek   El Tercer Ojo El Privado Los Digitalizados Insólito Inicio
El Clima en Chihuahua:   Caluroso    Máxima   36°   Mínima   19° Viernes 19 de Junio
 
Un domingo sin chiste del mes de abril...

Por Guffo Caballero.-image Por más que intento verlo como un trozo de ser vivo en estado de putrefacción que para llegar a mi mesa tuvo que pasar por procesos antihigiénicos y crueles, no logro dejar de comer carne roja en su totalidad.
Imagino al Cucho -mi perro- siendo despellejado, desmembrado y sus partes acomodadas en una charolita de unicel para ser exhibidas para el consumo humano, y me dan escalofríos. Imagino una corrida de toros y me emputa. Recuerdo las imágenes televisivas de lo rastros municipales -donde los matanceros golpean en la cabeza a las reses con mazos- y tiemblo. Pienso en la cantidad de bosques y selvas que se tienen que sacrificar para criar ganado bovino y realmente me preocupa. Sin embargo, de perdido una o dos veces por semana me compro mis trozos de jugosa y sanguinolenta carne de res; que, por cierto, está carísima la cabrona.
Pienso en los fanáticos del fútbol soccer: ésos que idolatran equipos mediocres, compran entradas caras para verlos jugar en un estadio y se emborrachan con cerveza a precios inflados y me siento uno de ellos cuando compro carne. Me quejo y me quejo pero sigo consumiéndola.
Lo que hago últimamente es que compro puro corte angus, de esa que el kilo cuesta casi los $200 pesos (así de sofisticado soy, snif), para que me duela en el bolsillo, eso me haga consumir menos y de perdido el sacrificio valga la pena para el paladar.
Lo sé. No tengo excusa ni pretexto. Soy un pinche ecologista balín que no se vería bien diciendo que es un complot mundial de los productores de carne que de seguro le echan alguna sustancia química adictiva para que no podamos dejarla de consumir.
Lo que tengo que hacer es aprender a prepararme un buen pescado que me haga olvidar por completo la carne. Y después preocuparme por los pobres pescaditos. 19/04/2009

 
© Todos los Derechos Reservados eldigital.com.mx 2008 creado por i-nws                  Contacto  Bienvenido al Mundo Real