¡Ah Chihuahua! Juaritos  |  Deportes  |  Zona S.P.M.  |  Espectáculos  |  Oficialmente  |  Perfiles  |  Rincón Geek   El Tercer Ojo El Privado Los Digitalizados Insólito Inicio
El Clima en Chihuahua:   Vientos    Máxima   25°   Mínima    Domingo 13 de Marzo
 
Polémico libro revela la red entre el narco y la política

image En Los Señores del narco, la periodista mexicana Anabel Hernández, describe detalladamente la red tejida entre las distintas administraciones y los cárteles de la droga.
Cinco años de investigación periodística, condensados en un polémico libro, cuestionan la realidad que enfrenta México en su lucha contra los grupos criminales. Los pactos entre líderes de narcotráfico y miembros del Ejecutivo para contrarrestar el poder de bandas rivales, los acuerdos "comerciales" con grandes empresarios y la corrupción encarnizada en la estructura del Estado definen los últimos cuarenta años de historia del país.
"Los narcos no podrían existir, no tendrían nada, ni un dólar, si no fuera por la complicidad de empresarios, de banqueros, de funcionarios públicos", aseguró la escritora en una entrevista con Carmen Aristegui. Ahondó en los vínculos que los criminales estrechan con otros sectores: "Asumen que los hombres de las compañías corren los mismos riesgos que ellos, por eso son sus pares. Pero ven a los políticos y los agentes de seguridad como sus empleados porque vienen y van". "De allí -explicó- que haya tantas ejecuciones; se trata de gente dispensable".
En su trabajo, plantea, a modo de cronología histórica, la evolución del negocio del tráfico de estupefacientes en el país para luego detenerse en los nexos de los últimos dos gobiernos -el de Vicente Fox (2000-2006) y el de Felipe Calderón- con el crimen organizado.
Hernández recuerda que durante la década de 1970, los narcos eran simples comerciantes que pagaban impuestos a las autoridades para exportar su producción. Esos fondos fueron utilizados por la administración del entonces presidente Luis Echeverría para luchar contra los grupos guerrilleros que representaban, para el Estado, la verdadera amenaza. Ya en el decenio siguiente, varios delincuentes se agruparon bajo el cártel del Pacífico para iniciarse en el negocio de la cocaína. "De a poco, lograron penetrar las estructuras del poder", señala.
Lo que siguió fueron acuerdos cada vez más profundos y oscuros entre los distintos Ejecutivos y las bandas hasta llegar a la actual "guerra" que emprendió el presidente Calderón, que sólo batió récords de muertes sin conseguir un efectivo debilitamiento de los cárteles. El Ejército, la Marina y la Policía han sido destinados a para combatir la nueva plaga del país y, por cada uno de los últimos cuatro años, se gastaron 120 mil millones de pesos (más de 100 millones de dólares) en ese combate.
Con el respaldo de documentos desclasificados, declaraciones ministeriales y entrevistas a los implicados, la periodista no duda en afirmar que el gobierno pactó favorecer al cártel de Sinaloa, atacando a sus rivales y convirtiéndose, incluso, en su "brazo armado a través de su estructura militar y policial".
Hernández, no obstante, sostiene que esa práctica se naturalizó mucho antes, durante el sexenio que Fox gobernó México. "La Agencia Federal de Investigaciones (AFI) se sumó al trabajo del los narcos", señala.
Y va más allá al denunciar que el entonces mandatario recibió un pago de 20 millones de dólares para permitir que Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera -líder del grupo de Sinaloa y uno de los criminales más buscados del mundo- escapara del penal de Puente Grande, ubicado en Jalisco, en enero de 2001.
La versión fue tácitamente reconocida por el propio capo narco cuando, en 2007, la gestión de Calderón envió a un emisario a acordar una tregua con su organización. El general X -como lo identifica Hernández en su libro- luego de negociar el pacto ideado para desfavorecer a los Beltrán Leyva -asesinados posteriormente por la Marina en distintos operativos en 2010- le preguntó cómo había logrado fugarse. "El Chapo" le confesó que tres figuras de la política lo habían ayudado. "La libertad no tiene precio", le dijo.
"Nos alientan la idea de que el propio Chapo, que Nacho Coronel y tantos otros están eludiendo a las autoridades porque son intocables, todopoderosos. Eso no es cierto", indicó Hernández en su diálogo con Aristegui. "Los señores del narco no son sólo ellos, los que aparecen en los carteles de la DEA, de la Procaduría General. Son también ilustres políticos, policías, militares y empresarios".
13/03/2011

 

© Todos los Derechos Reservados eldigital.com.mx 2008 creado por i-nws                  Contacto  Bienvenido al Mundo Real