Impulsó el Modelo Fechac-ADN el desarrollo de más de 7 mil estudiantes durante el ciclo 2017-2018

“Educar a un niño no es hacerle aprender algo que no sabía, sino hacer de él alguien que no existía”, John Ruskin

En el ciclo escolar 2017-2018, el Modelo “Ampliando el Desarrollo de los Niños” (ADN) creado e impulsado por la Fundación del Empresariado Chihuahuense, A. C. (Fechac) promovió la nutrición, el rendimiento académico, la formación humana y social, así como la activación física de más de 7 mil niñas, niños y adolescentes de Chihuahua, Yucatán y Sonora, con el apoyo de la Fundación del Empresariado Yucateco A.C. (Feyac) y la Fundación del Empresariado Sonorense, A.C. (Fesac), en los últimos estados.

En dicho ciclo escolar, el Modelo Fechac-ADN fue implementado por 27 organizaciones de la sociedad civil en 74 centros escolares.

Al respecto, el Ing. Héctor Jurado Sánchez, Presidente del Consejo Directivo de Fechac, comentó que el Modelo ADN brinda un esquema de actividades extra escolares, que permiten a niños y jóvenes fortalecer su autoestima y autoconocimiento, lo cual repercute de manera palpable e inmediata en su desarrollo y crecimiento.

“Esta iniciativa propone una nueva perspectiva para su desarrollo integral, buscando que convivan en un mejor entorno, rodeados de nuevas experiencias que les den un sentir positivo para su vida; significa tocar vidas, brindando un ambiente sano, motivante y de alegría… Factores indispensables para llegar a ser personas que contribuyen de manera positiva a la sociedad”, finalizó el Ing. Jurado Sánchez.

Sobre el Modelo ADN

El Modelo “Ampliando el Desarrollo de los Niños” (ADN) es una iniciativa única y universal con más de 10 años de experiencia en la formación de ciudadanía, así como en la prevención de la violencia social y el delito, a través de la promoción de actitudes positivas en niñas, niños y adolescentes que viven situación de riesgo.

Se implementa en escuelas de nivel básico ubicadas en polígonos con altos índices de pobreza y desintegración social, brindando de manera focalizada una atención de calidad a los estudiantes más vulnerables, a través de actividades que potencian sus capacidades, impulsan su responsabilidad y siembran en ellos la esperanza de un mejor futuro.

Sus componentes

A través de este esquema, se brinda atención a cinco necesidades trascendentales: la buena alimentación mediante una formación en nutrición sana y equilibrada; el fortalecimiento del rendimiento académico aprendizaje a través de asesorías personalizadas; la ampliación psicomotriz mediante actividades físicas; la aprehensión de la cultura, la tecnología y el arte con actividades lúdico-formativas, así como el desarrollo de habilidades para la vida a través de talleres de crecimiento humano y oficios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *