El desequilibrio del pH en el cerebro puede provocar alzheimer

Un “simple” desequilibrio de la alcalinidad-acidez (pH) en las células del cerebro puede ser una de las causas del alzhéimer, según un estudio difundido por la universidad estadounidense Johns Hopkins.

El hallazgo sobre esta implicación química podría ayudar en el futuro en casos de diagnóstico temprano de este transtorno cerebral, según explicó Rajini Rao, profesora de fisiología de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

Cuando los procesos celulares no logran eliminar las llamadas proteínas “beta amiloides”, éstas se acumulan alrededor de las neuronas, lo que lleva a la degeneración de las células nerviosas y al deterioro de la memoria, establecieron los científicos.

Para revertir esta acumulación, los investigadores suministraron enzimas “histona deacetilasas” (o HDAC) a células de ratones, que respondieron con la estabilización exitosa del pH.

El uso de estos inhibidores está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE.UU. para pacientes con ciertos tipos de cáncer en la sangre, pero no para aquellos con alzhéimer, ya que la mayoría no son capaces de traspasar la barrera de sangre de entrada al cerebro.

Según el estudio, publicado por la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), ese impedimento es un desafío significativo para el uso directo de los medicamentos para los trastornos cerebrales.

Por el momento no existen medicamentos que prevengan o reviertan el Alzheimer, que es la demencia más común entre los mayores y que afecta a 50 millones de personas en todo el mundo

Por el momento no existen medicamentos que prevengan o reviertan el Alzheimer, que es la demencia más común entre los mayores y que afecta a 50 millones de personas en todo el mundo

Para saber si vale la pena centrar los esfuerzos en diseñar unos HDAC que sean capaces de acceder al cerebro, los investigadores están planificando nuevos experimentos para averiguar si estos inhibidores tienen el mismo efecto en las células de pacientes humanos.

 “En el momento en el que se diagnostica el alzhéimer, gran parte del daño neurológico ya está hecho, y lo más probable es que sea demasiado tarde para revertir la progresión de la enfermedad”, expresó Rao.

Es por eso que según Rao es necesario centrarse en los síntomas más tempranos de la enfermedad, “al saber que la biología y química de los endosomas es un factor importante mucho antes de que comience el deterioro cognitivo”.

Con información de EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *