No se mata la verdad matando periodistas, informar no es un crimen: Ozaeta

-Urge protocolo de protección efectivo para los periodistas y defensores
de derechos humanos.*

Chihuahua.- En el marco del Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad
de los Crímenes contra Periodistas, la diputada del Partido del Trabajo
(PT) Deyanira Ozaeta aseguró en tribuna que no se no se mata la verdad,
matando periodistas y no se oculten sus muertes en el escudo de la
impunidad.

Durante su intervención, la legisladora indicó que el periodismo es uno de
los trabajos de más alto riesgo en el mundo, "hay personas a quienes no les
conviene una sociedad informada y por ello, ven a los periodistas como una
amenaza", dijo.

Informó que México ha sido catalogado como uno de los lugares más
peligrosos para ejercer el periodismo, tan sólo en 2017, 11 reporteros
fueron asesinados, el 16.9% de las muertes de periodistas a nivel mundial.

Para la legisladora es obligatorio que el Estado mexicano redoble esfuerzos
para velar por la libertad de expresión y la seguridad e integridad de los
profesionales de la información.

En lo relativo a los Defensores de los Derechos Humanos, detalló que la
Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los
Derechos Humanos informó que durante el presente año, 10 defensores de
derechos humanos han sido asesinados y 6 de ellos eran indígenas.

En este sentido, agregó que durante el Examen Periódico Universal de
Derechos Humanos, que se llevó a cabo en Ginebra, Suiza el 7 de noviembre,
el Estado mexicano reconoció la deficiente protección que existe, incluso
para personas dentro del mecanismo", agregó Ozaeta Díaz.

Por lo anterior, exigió a las autoridades que diseñen un protocolo de
protección efectivo para los periodistas y defensores de derechos humanos,
se realicen investigaciones exhaustivas que acaben con la impunidad, que se
trabaje en un mecanismo que los proteja y no sea solo una simulación como
evidentemente lo ha sido hasta ahora.

Por último la petista, lamentó los homicidios de los periodistas Adrián
Rodríguez y Miroslava Breach; así como el de Julián Carrillo Martínez,
indígena rarámuri, defensor de su comunidad y de los recursos naturales, en
la Sierra Tarahumara en Chihuahua y llamó a las autoridades a terminar con
la impunidad en estos lamentables casos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *