Cero tolerancia a la violencia contra las defensoras

Las defensoras estamos presentes en todas las luchas. Nuestros trazos fluorescentes, tintura de luciérnaga, bosquejan los senderos para que toda la población pueda gozar de sus derechos fundamentales. Sin nosotras no hay movimiento.

Hoy, en el Día Internacional de las Personas Defensoras de los Derechos Humanos, nuestro grito colectivo es tan potente para retumbe afuera y hacia adentro.

El Estado tienen que actuar de inmediato y sin vacilación; su deuda con la población y con las personas defensoras es inmensa. Masacres, desapariciones, violaciones, criminalización, terror, impunidad, cinismo… incontables son sus agravios.

Los movimientos tienen sus propias batallas. Las expresiones de machismo que se reproducen en sus filas no son de segunda ni asunto individual; es impostergable exterminarlas. Compañeros y compañeras de lucha, hagamos consciencia: ¡Que nuestros movimientos sean espacios seguros para las defensoras!

Suscribimos la palabra de nuestra compañera defensora Marusia López Cruz: “No reconocer y no enfrentar la problemática de la violencia contra las defensoras en los movimientos, pone en riesgo la integridad de muchas compañeras, debilita nuestras organizaciones y pone en duda la legitimidad de nuestras luchas y de las causas por las que luchamos”.

“Tenemos que acompañarnos en este camino y sumar fuerzas para declarar tolerancia cero a la violencia contra las defensoras en los movimientos y organizaciones. Sabemos que no es fácil; hemos sido socilizadxs en la discriminación y en la violencia. Pero si tomamos en serio la importancia de enfrentar estas contradicciones y de construir mecanismos internos para erradicar esta situación, saldremos fortalecidas como personas, como movimientos. Y saldrán fortalecidas nuestras causas y nuestras luchas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *