Ampliar la aplicación de prisión preventiva, implica cárcel inmediata para quienes sean acusados con o sin pruebas: Álvarez Monje.

“Ampliar la prisión preventiva oficiosa, no implica cárcel para quien
comete delitos, si no para quienes resulten acusados, con o sin pruebas.
Sobre todo criminaliza y pone en estado de vulnerabilidad a las personas
más humildes, quienes tienen mayor dificultad para acceder a una buena
defensa jurídica”, dijo Fernando Álvarez Monje.

Además, señaló, “como legisladores debemos privilegiar y fortalecer a las
instituciones y los principios básicos como la presunción de inocencia”.

El coordinador del grupo parlamentario del PAN señaló, como ejemplo, que no
podemos permitir que una persona acusada por el delito de robo a casa
habitación permanezca en prisión preventiva por uno o dos años, esperando a
que llegue el día de su juicio, más aún cuando el monto de lo robado es
pequeño.

Álvarez Monje precisó que es necesario hacer una separación proporcional de
los tipos penales, como la prevención preventiva oficiosa y la preventiva
justificada. Declaró que no se debemos volver al sistema penal inquisitorio
que en el pasado criminalizaba la pobreza y a los que menos recursos
tienen, a los que no cuentan con los medios suficientes para su defensa.

Puntualizó que la propuesta de ampliar el catálogo de delitos meritorios de
prisión preventiva, tergiversa la propia naturaleza de la prisión
preventiva, pues en lugar de controlar los riesgos procesales, permitiría
imponer penas anticipadas.

“Tengamos claro que no asegura una condena, ni mucho menos la reparación
del daño a las víctimas y ofendidos”. Concluyó Álvarez Monje.