Presenta diputado Gloria iniciativa con el fin de prohibir la mutilación por motivos estéticos a cualquier animal

La iniciativa fue entregada a través de Oficialía de Partes

El diputado Alejandro Gloria González, pidió el Congreso del Estado, prohibir la mutilación sin justificación médica, por motivos estéticos o con fines de domesticación a cualquier animal de compañía o en cautiverio; esto a través de una reforma a la Ley de Bienestar Animal.


En ese sentido se le impondrá de seis meses a un año de prisión y multa de hasta doscientas cincuenta Unidades de Medida y Actualización, a quien lleve a cabo dicha práctica.


A respecto de la mutilación la Asociación Americana de Medicina Veterinaria, ha establecido que “El corte de orejas y cola en los perros por motivos estéticos no se indican de forma médica ni benefician al paciente; estos procedimientos causan dolor y sufrimiento y, así como con todas las operaciones quirúrgicas, están acompañados por riesgos inherentes a la anestesia, pérdida de sangre e infección; por lo tanto, los veterinarios deberían aconsejar a los dueños acerca de estos asuntos antes de estar de acuerdo en realizar estas cirugías”.


Ahora bien, los cortes de cola en los perros fueron argumentados principalmente como una manera para salvaguardar la integridad del animal, ahora se sabe con certeza que los procedimientos de mutilación estética además de innecesarios, son acciones que constituyen un acto de maltrato animal, al ser procedimientos dolorosos que no tienen algún sustento médico, señaló el legislador.


Asimismo dijo que existen además otro tipo de mutilaciones que, si bien se practican en animales de compañía, recientemente se han realizado en ejemplares en cautiverio, tales como la extirpación de falanges ya sea para evitar simplemente el daño a objetos materiales o bien para facilitar su convivencia con humanos. 


Además, señaló el diputado Alejandro Gloria, ya hay casos en los que incluso las cuerdas vocales de animales son seccionadas con el fin de evitar ruido, ya sea por simple comodidad de sus poseedores, o en peores casos, para evitar que evidencien prácticas de maltrato constante.


“Reconozco que el debate aún inconcluso sobre si los animales son o no sujetos de derecho, se hace cada vez más presente ya no solo en los ámbitos sociales, sino con mayor incidencia en el momento de creación de políticas públicas que buscan la protección animal, no solo desde el asistencialismo, sino con normativas que buscan la concientización al ser evidente la necesidad de garantizar el bien común desde una perspectiva humanitaria; es por ello que, dejando de lado el dilema referido, debemos partir en todo caso teniendo en mente que la violencia y la crueldad no son aceptables ni entre seres humanos, ni ejercidas sobre otras especies vivas”, comentó el diputado.


Por lo antes expuesto es que se considera necesario realizar las reformas pertinentes a fin de asegurar que la principal responsabilidad de los poseedores de animales debe ser respetar su naturaleza asumiendo las consecuencias que la convivencia entre especies trae consigo, evitando de cualquier manera actos humanos de dominación, crueldad y manipulación que atienda únicamente a fines sin justificación médica alguna.