Exhorta Congreso a titular de SEGOB para que acredite a ex braceros con documentación y paguen prestaciones legales

La LXVI Legislatura del Congreso local, exhortó a la titular de la Secretaría de Gobernación Federal, Olga María Sánchez Cordero, para que se expida a los ex trabajadores migratorios mexicanos, que así lo soliciten, las constancias denominadas certificados de identidad, o su documento equivalente, a fin de que puedan acreditar su calidad de ex braceros para tener acceso a los trámites relativos al pago de sus prestaciones legales.


Este Punto de Acuerdo de urgente resolución, se presentó ante el Pleno por el diputado Francisco Humberto Chávez del Grupo Parlamentario de Morena, quien detalló que los ex trabajadores migratorios mexicanos con estas acciones, podrán obtener justicia laboral por los años laborados.
Recordó que el 4 de agosto de 1942, los Estados Unidos Mexicanos y los Estados Unidos de América, firmaron un Convenio Internacional para regularizar la migración de trabajadores temporales mexicanos hacia ese país del norte, conocidos como “braceros”, quienes laboraron principalmente en la agricultura para la producción de alimentos durante la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea.


“Pese a la constitución del Programa Bracero, con supuestas condiciones aceptables, muchos de los sufrieron hacinamiento, malos tratos, alimentación precaria, extenuantes jornadas de trabajo y salarios por debajo de lo establecido, lo que se sumó a la discriminación”, concretó Chávez.


Además de esto, acotó que se estableció la deducción del 10 por ciento del total de los salarios percibidos por los trabajadores mexicanos por su trabajo, en la cláusula llamada “FONDO DE AHORRO” del convenio firmado de Estado a Estado.


“Esto, se llevó a cabo con el propósito de precisar los alcances de esta cuestión, mencionaba el convenio, y que dicho porcentaje debía ser devuelto a los mismos a su regreso a México por  conducto de las instituciones gubernamentales, el Banco Nacional de Crédito Agrícola de entonces, establecidas para ello, lo que nunca se entregó”, expresó.


En este orden, refirió que el 20 de julio de 1945, se publicaron las instrucciones para el cobro del 10 por ciento de deducciones, y en el que se establece que la Secretaría de Gobernación Federal, debe de expirar un certificado de identidad o un duplicado de su contrato respectivo para el cobro del mismo.
“Hemos presenciado al paso de los años, cómo los ex braceros y sus familias han sido víctimas de injusticias, de estabas y robos; esperamos que en atención al exhorto que dirigió el Presidente de la República a Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, se pueda pagar el estimado de 5 billones de pesos que de acuerdo a datos de la UNAM, se debe a los ex braceros”, concluyó.


Cabe mencionar que los lugares de destino de los ex trabajadores fueron diversos estados de la unión Americana, Texas, Arizona, Nuevo México, Colorado, California, entre otros, donde trabajaron en diversos cultivos, entre los más temibles, por su sobreexplotación, fue el Betabel y Algodón; también más de medio millón de trabajadores, laboraron en las vías férreas en California.