Pide Congreso a Poder Ejecutivo Federal atender problemática de paludismo en el País

Los integrantes de la Sexagésima Sexta Legislatura del Congreso del Estado, aprobaron un exhorto dirigido al Poder Ejecutivo Federal, a fin de solicitar el cambio de estrategia en atención al problema del paludismo en el país, principalmente en los estados de Sonora y Sinaloa.


Este Punto de Acuerdo de urgente resolución, fue presentado ante el Pleno por el diputado Luis Aguilar Lozoya del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, quien detalló que tanto la Secretaría de Salud Federal, así como los Poderes Legislativos de dichas entidades, deberán emplear acciones coordinadas para el tratamiento de la situación.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el paludismo se define como una enfermedad potencialmente mortal, causada por parásitos que se transmiten al ser humano por la picadura de mosquitos, sin embargo, se trata de una enfermedad prevenible y curable.

“El sufrimiento humano obedece a un conjunto específico de causas principales, tales como la pobreza, el hambre, los deficientes servicios de agua y saneamiento, así como la falta correcta de atención a pacientes; bajo el lema de Acabemos con el Paludismo Siempre, se ha tratado de combatir pero aún registramos anualmente 400 mil muertes al año en el mundo”, mencionó.

Determinó que en México, se estima que un tercio de la población vive en áreas donde puede darse la transmisión malaria, es decir, alrededor de 40 millones. La malaria suele ser considerada una enfermedad del tercer mundo, pero según la Secretaría de Salud Federal, la transmisión del paludismo se ubica en diez entidades, entre ellas: Chihuahua, Sinaloa y Sonora, principalmente.

“Es muy importante considerar las condiciones ecológicas que intervienen en la transmisión de los parásitos y los factores socioeconómicos como la pobreza, así como las condiciones de los servicios de atención de salud y prevención”, afirmó el legislador en tribuna.

Además de esto, refirió que los brotes de paludismo aumentan cuando el clima y otras condiciones favorecen súbitamente la transmisión, como desastres naturales y la movilización de personas como refugiados o los trabajadores migrantes.

“En Chihuahua, los casos de paludismo confirmados al cierre del 2018, son 312 y un total de 18 mil 163 casos sospechosos, lo que nos apunta un aumento de casos confirmados de 112 personas, ya que al cierre del 2017, el total ya ascendía a 200”, expresó.

Por otro lado, concretó que los municipios afectados por esta enfermedad en Chihuahua, son: Batopilas, Guadalupe y Calvo, Urique y Morelos, mientras que al colindar con los estados de Sonora y Sinaloa, los brotes se registran en municipios como: Choix, Sinaloa y Navojoa, Álamos, Quiriego en Sonora.

“Es necesario que entre los tres estados, se empleen las acciones necesarias para erradicar y controlar este problema; dentro de las acciones de tratamiento, se busca que se priorice el tratamiento a embarazadas diagnosticadas, reuniones informativas, visitas de identificación oportuna, capacitación al personal médico, así como la eliminación de los criaderos”, apuntó.

En última instancia, reiteró que en la actualidad existen retos al tratar de combatir el virus, como la renuncia a los tratamientos, la falta de acceso a las localidades, la falta de transporte ágil y las medidas de seguridad para el personal, lo que retarda la implementación de los tratamientos, por lo que es necesario unir “fuerzas” y avanzar en su combate.