AMLO dio banderazo a construcción del Tren Maya

El megaproyecto será multipropósito y conectará a cinco estados del sur de México para reactivar diversas industrias

El presidente Andrés Manuel López Obrador dio por inauguradas las obras de construcción del Tren Maya en Quintana Roo y ofreció una ceremonia en el Tramo 4 Izamal-Cancún.

El Tren Maya es uno de los megaproyectos de la 4T que conectará con cinco estados al sur de México y será multipropósito.

El proyecto comunicará los estados de Yucatán, Quintana Roo, Campeche, Tabasco y Chiapas. Ofrecerá servicio de transporte de personas, transporte de mercancías y ayudará al turismo peninsular del país.

El goberndor de Quintana Roo, Carlos Manuel Joaquín González (Foto: Cuartoscuro)

El día hoy, primer día de la nueva normalidad ante la emergencia sanitaria del coronavirus, el jefe del ejecutivo federal brindo por primera vez su confererencia matutina en una sede distinta a Palacio Nacional y ofreció un reconocimiento con motivo del Día de la Marina a bordo de un bote en el mar.

En lo referente a la construcción del tren, se han asignado cuatro tramos de construcción a empresas distintas:

Tramo 1: Palenque-Escárcega: Mota-Engil, China Communications Construction Company, Gavil Ingeniería, Eyasa y Grupo Cosh.

Tramo 2: Escárcega-Calkiní: Operadora Cicsa (Grupo Carso) y FCC Construcción.

Tramo 3: Calkiní-Izamal: Construcciones Urales, Gami Ingeniería e Instalaciones y Azvi.

Tramo 4: Izamal-Cancún: ICA. Ceremonia de inicio del Tramo 4 del Tren Maya (Foto: Cortesía Presidencia)

Acompañando al presidente, estuvieron Carlo Manuel Joaquón González, Gobernador de Quintana Roo; Rogelio Jiménez Pons, directore del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur); Javier Jiménez Espriú, titular de la Secretaría de Comunicaciones y transportes (SCT); Miguel Torruco, secretario de Turismo; Luis Cresencio Sandoval, titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena); Daniel Chavez Morán, presidente de grupo Vidanta; Guadalupe Phillips Margain, directora de Ingenieros Civiles Asociados (ICA); y Josue Nivardo Mena Villanueva, presidente municipal de Lázaro Cárdenas.

Durante su participación en el evento, el mandatario rescató la conectividad que se instaurará entre los centros arqueológicos de la cultura maya, mismo que promoverá el turismo y compiten con vestigios de otras civilizaciones a nivel mundial.

“Al mismo tiempo, el tren va a comunicar a las ciudades coloniales modernas del sureste. Va a permitir a los visitantes conocer Campeche, la ciudad amurallada, una de las ciudades más bellas de México. El tren va a permitir que se visite Mérida con su tradición cultural excepcional, la nueva ciudad de Cancún, en fin… el tren va a significar la posibilidad de conocer las antiguas ciudades mayas y las nuevas ciudades de esta región del sureste de México”, agregó López Obrador. La ceremonia ocurrió el primero de junio ante el inicio de la nueva normalidad (Foto: Cortesía Presidencia)

También señalo la desatención que tuvo dicha región durante muchos años en donde sólo la zona aledaña de Cancún ha crecido en los últimos 40 años y especificó que, después de reactivar la economía del sureste de México, seguirá el norte, el bajío y el centro del país.

“Había progreso en Cancún, luego la riviera maya; sin embargo, el resto de los estados del sureste, en vez de crecer, retrocedían. Por eso la gente iba hacia Cancún”

En lo referente a la generación de empleos, este tramo representa 15,000 empleos directos y la construcción de todo el Tren Maya, unos 80,000. AMLO resaltó esto, pues se impulsará la generación de empleos en una zona marginada del país cuya diferencia económica se agudizó por la reciente pandemia de COVID-19.

Asimismo, el mandatario nacional explicó que esta obra se terminará en 28 meses máximo y con apego a presupuesto, “nada de que llovió mucho”, dijo.

Como ejemplo de las obras en su gobierno, expuso el caso de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles en Zunpango, el cual se espera ser entregado el 21 de marzo del 2022 y que generará un ahorro, en comparación al proyecto que se tenía en Texcoco, de 220,000 millones de pesos.

“Los ingenieros militares están trabajando día y noche y cuidando el presupuesto”, aseguró AMLO.