OMAR BAZÁN DECIDE: DESAPARECE EL PRI EN CHIHUAHUA

A pesar de que las encuestas, la percepción social y el simple sentido común que mostraron  que la exitosa campaña de Javier Corral contra el PRI atacando “en vida (política)” al gobernador César Duarte, y a nivel nacional a López Obrador insistir en su discurso de odio al prianismo siendo candidato, lo que llevó a ambos a la silla de mando, Omar Bazán, dirigente en Chihuahua del PRI no se percató que su partido ya no existe y acepta lanzar una candidata.

Al momento todo indica que será Graciela Ortiz, pues Lilia Merodio tiene marcadas diferencias con el dueño del Copper Canyon Boutique Hotel y “líder” estatal de su partido y hablar de Adriana Terrazas su popularidad es muy buena en Juárez pero nula en el resto del estado.

La decisión de la “paridad de género” deja a Chihuahua con la obligación de incluir una mujer para la candidatura al gobierno del estado en ese partido, situación que al no ser para un hombre y cuando el plan de Omar Bazán era quedar él en la contienda, acepta sin remilgos y decide sepultar lo que queda del PRI en el estado.

Se puede entender –pero no aceptar- que la dirigencia nacional le ordene a Chihuahua sea una mujer la propuesta de candidatura, pero en la situación que Bazán tiene al PRI (sin representación en la Cámara Alta) y ninguneado en el Congreso Estatal, además de la tormenta llamada MORENA que se pronostica en el estado, lo más sabio sería sumarse al acuerdo nacional de su partido en la Alianza X México y apoyar a Maru Campos (o a Madero si se da el caso).

Ya no quedan leales seguidores de lo que fue el PRI: en las colonias los líderes o presidentes seccionales se han alejado, pues fueron olvidados en las últimas campañas; algunos renegados que no aceptaron las imposiciones de César Duarte y Alejandro Domínguez se han sumado a la oposición abiertamente; promotores del voto del PRI en 2016, son morenistas sin tapujos.

Total, no queda mucho, o mejor dicho: apenas queda algo.

La estrategia para alcanzar presidencias municipales, diputaciones, regidurías y sindicaturas es sumarse bajo el principio de los partidos de la alianza: quitamos a MORENA y luego nos organizamos para sacar adelante al país.

Pero todo indica que primero están los intereses personales y los sueldos en las dependencias, que el interés de la sociedad y este México que camina hacia Venezuela.

PD.- No formo parte de algún partido político. Soy mexicana, articulista y editorialista que opina abiertamente.    

Por Lorena Ruiz P.

Colaboradora