Tala ilegal devasta el territorio

Ante el grave problema de tala ilegal, hombres y mujeres rarámuri de
Panalachi y Bawinocachi llegaron hoy a la ciudad de Chihuahua para
buscar reunirse con autoridades federales y estatales para buscar
atención y protección.

POR SEGURIDAD DE LOS COMPANEROS RARAMURI SOLICITAMOS EVITAR PUBLICAR
FOTOGRAFÍAS DE LOS ROSTROS.

Ante la devastación del ejido y la comunidad por la tala ilegal del
bosque, los habitantes de Panalachi y Bawinocachi, municipio de
Bocoyna, acudieron a la ciudad de Chihuahua para solicitar la
intervención urgente de las autoridades para que protejan el
territorio y los recursos naturales, resguardar la integridad de las
personas que son afectadas por este delito así como investigar y
sancionar a los responsables.
En la comunidad de Bawinocachi, así como en el ejido de Panalachi,
desde el mes de febrero de 2018, se vienen presentando hechos
constitutivos de los delitos de tala y transportación de madera, al
realizarse ésta sin autorización de ninguna autoridad, delitos que
además de perseguirse de oficio, han sido denunciados en las distintas
instancias encargadas de atenderlo, del ejido de Panalachi, han salido
alrededor de 200 camiones de los llamados troceros sin los permisos
correspondientes, y de la comunidad de Bawinocachi, de un predio
posesión de la comunidad, alrededor de 500 camiones, esta tala es
realizada presuntamente al amparo de los grupos de la delincuencia
organizada que operan en la zona, sin que el Estado o la Federación
hayan ejercido eficazmente sus facultades en la prevención y sanción
del delito, lo que pone a la comunidad en riesgo ante la impunidad que
se vive en la zona.
A pesar de las denuncias interpuestas en PROFEPA, SEMARNAT, PGR,
Fiscalía del Estado, a la fecha ninguna autoridad ha actuado para
poner fin a la tala ilegal en Bawuinocachi ni para sancionar a los
responsables. Como consecuencia, cada día es mayor el número de
hectáreas que con total impunidad están siendo devastadas ocasionando
ello la violación de los derechos de los pueblos indígenas y la
destrucción de las fuentes que constituyen la base de la existencia
materia y cultural de los rarámuri.
La tala ilegal de los bosques de la Sierra Tarahumara, principalmente
en el municipio de Bocoyna,  es una problemática grave y creciente que
afecta los territorios de los pueblos y comunidades indígenas, ya que
han sido devastadas cientos de hectáreas de bosque, en menoscabo de la
biodiversidad y soporte para los ecosistemas, sobre todo, hídricos,
que el bosque brinda a la zona de pastizales y el desierto del Estado
de Chihuahua y Estados contiguos (Sonora y Sinaloa).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *