¿Por qué las juventudes de Colombia están en el centro de las protestas?

Carta abierta a organizaciones y organismos internacionales garantes de DDHH:

Desde la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe –RSMLAC, red feminista y de mujeres integrada por más de 900 organizaciones y defensoras de derechos humanos de 30 países de la región, nos dirigimos a ustedes con gran preocupación por la situación de violencia estatal que se está ejerciendo por parte del gobierno colombiano en contra de las y los manifestantes, especialmente jóvenes. 

Colombia viene de un proceso para la superación del conflicto armado después de lograr un acuerdo de paz en 2016 con la guerrilla más antigua de la región de América Latina. Este acuerdo de paz fue el primero del mundo en incorporar el enfoque de género en todos los puntos y priorizar, sobretodo, las medidas de justicia, reparación y no repetición de las personas sobrevivientes. A pesar de la suscripción de estos compromisos y la ratificación de los principios de la Resolución 2250 de las Naciones Unidas sobre juventudes, seguridad y paz, el gobierno colombiano en cabeza de Iván Duque decidió dar un tratamiento militar y de pacificación en el territorio, que se hizo evidente en el marco de la protesta social de esta huelga nacional. 

En el centro de esta crisis política y social se encuentran las juventudes que reclaman por garantías para la vida digna frente a políticas de gobierno que afectan la economía familiar, el acceso a la salud, entre muchas otras demandas históricas como acceso a educación, trabajo digno, derecho a la protesta, garantía para el ejercicio de liderazgo comunitario y cumplimiento de los acuerdos de paz: en suma, por la construcción de paz con justicia social.

Al estar en la primera línea de las manifestaciones han sido la población más afectada en términos de violación de sus DDHH. Se suma a esto el discurso estigmatizador de un gobierno con un fuerte cerco mediático que reduce los reclamos de la juventud a través de la infantilización y la estigmatización. Y cuya única respuesta es la represión letal y el hostigamiento.

A la fecha se reportan 1814 casos de violencia por parte de la Fuerza Pública, dentro de las que se encuentran 278 víctimas de violencia física, 39 víctimas de asesinato (siendo en su gran mayoría jóvenes), 936detenciones arbitrarias en contra de manifestantes, 356 intervenciones violentas en el marco de protestas completamente pacíficas, 28 víctimas de agresiones oculares, 111 casos de disparos de armas de fuego, 12 mujeres víctimas de violencia sexual [1] y 379 personas desaparecidas[2]

Frente a esta crisis política y social, solicitamos que en el marco del Acuerdo Internacional Humanitario se exhorte al gobierno de Colombia para que detenga la represión,  retire la figura de asistencia militar, y entable mesas de diálogos con las juventudes que están participando en las manifestaciones para acordar medidas que respondan de manera efectiva a sus demandas. Asimismo, solicitamos que se envíen observadores internacionales para que hagan verificación de la situación de violaciones a los DDHH en Colombia.

Algunos datos reveladores

¿Por qué las juventudes de Colombia están en el centro de las protestas?

Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística  -DANE, la población joven en Colombia representa el 21,8% del total del país:

5.552.703 hombres y 5.437.565 mujeres.

1 de cada 5 nacimientos son de padres y madres adolescentes 

Tasa de fecundidad adolescente: 

58,81 nacimientos por cada 1.000 mujeres de 15 a 19 años.

Tasa mundial: (43,9) 

Tasa América Latina y el Caribe: (61,3)

Las principales causas de mortalidad de las personas jóvenes son:

Agresiones, homicidios y secuelas:  40,1 % 

Y el tercer lugar lo ocupa el suicidio: 8 %

Estas cifras pueden estar asociadas al reclutamiento armado legal e ilegal. 

Incumplimiento a los acuerdos de paz en la inversión en política social para la no repetición en los territorios más afectados por el conflicto armado.

En Colombia existe el servicio militar obligatorio.

Acceso a educación

La universidad pública no es gratuita.

La matrícula de ingreso varía de acuerdo al nivel socioeconómico.

Del total de personas jóvenes entre 18- 26 años solo el 28, 5 % de los hombres actualmente cursa estudios de educación superior, frente al 38,9% de las mujeres. 

Del total de jóvenes entre los 14 y 26 años: 

El 23.5% de las mujeres y el 38,27% de los hombres dedicaron por lo menos una hora de su tiempo a trabajar. 

Respecto a los trabajos de cuidado, el 22% de mujeres realizó oficios del hogar frente al 2,6% de los hombres.

Las oportunidades de insertarse a trabajos remunerados para las mujeres jóvenes son menores.

Acceso y oportunidades de empleo

En promedio los hombres ganan 233 dólares mensuales

y las mujeres 224 dólares mensuales*. La brecha de género es de 3,6 p.p y se va ampliando con el incremento de la edad.

La tasa de ocupación para los hombres fue de 44,2% frente a una tasa de 25,5% de las mujeres, representando una brecha de 18,7 p.p.

Esta cifra representa menos del salario mínimo legal vigente, y no brinda cobertura de prestaciones sociales, como salud y pensión, etc.

*(Valor calculado de acuerdo al TRM) varía según el mercado de valores.

El 57,4% de los y las  jóvenes están empleados en 4 ramas productivas:

• Comercio y reparación de vehículos.

• Agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca.

• Industrias manufactureras.

• Administración pública y defensa, educación y salud humana

No hay mucha contratación juvenil en el sector científico, técnico y profesional, tampoco en el sector de información y telecomunicaciones, ni en el sector artístico.

Efectos de la pandemia

Primer trimestre de 2020:

La tasa histórica de ocupación de mayo a julio de 2020 – 34,9%, la más baja registrada desde 2001. 

El 42% de las mujeres y el 23% de los hombres no se encontraba laborando ni estudiando.

La brecha de género alcanzó 19 p.p. 

En Colombia la tasa de desempleo juvenil pasó de 16% a casi 30%*

Fuente Blog – BID.

Desde la RSMLAC solicitamos a los organismos y organizaciones internacionales garantes de DDHH a exhortar al gobierno de Iván Duque a detener el terrorismo de Estado y cumplir con la Resolución 2250 de las Naciones Unidas sobre juventudes, seguridad y paz adoptada por la Asamblea General en 2015. 

Puesto que el gobierno de Colombia ejerce sistemáticamente la violación de los DDHH, y en el caso de las juventudes, no solo en el ejercicio de su derecho legítimo a la protesta,  sino como lo develan las cifras: a los derechos humanos esenciales.


[1] Para ampliar información y consultar la fuente:  https://www.instagram.com/tembloresong/

[2] Para ampliar información y consultar la fuente: https://www.elespectador.com/noticias/judicial/379-personas-han-desaparecido-en-el-paro-nacional-denuncian-26-organizaciones/

[3] Para ampliar información y consultar la fuente:

https://www.dane.gov.co/files/investigaciones/genero/informes/informe-panorama-sociodemografico-juventud-en-colombia.pdf